Seres sobrernaturales

1. Las nornas son las hacedoras del destino, lo “tejen”. Son tres nornas, Urðr (“lo que ha ocurrido”), Verðandi (“lo que está ocurriendo”) y Skuld (“lo que debería suceder”).

No dependían de la voluntad de los dioses, los cuales no podían ni cuestionar ni influir en sus decretos bajo ningún concepto. Eran tres hermanas, probablemente descendientes del gigante Norvi, de quien emergió Nott (noche). Esta se casó en tres ocasiones y con Dellinger, el dios de la aurora y pariente de Odín, tuvo al bello Dag (el día).

Se cree que su misión era la de advertir a los dioses de males futuros, pedirles que hicieran buen uso del presente y enseñarles sanas lecciones del pasado. También tenían un objetivo, que era tejer el telar del Destino, regar diariamente el árbol sagrado, Yggdrasil, con agua del manantial Urdar y poner tierra fresca alrededor de sus raíces, para que permaneciera fresco y verde por siempre.

Las Nornas también alimentaban y cuidaban de los dos cisnes que vivían en las cristalinas aguas del manantial Urdar y de este par se supone que descienden cada uno de los cisnes de Midgard. Se dice que a veces las Nornas se vestían con plumas de cisne para visitar Midgard, o surcaban como sirenas por las costas de diversos lagos y ríos, apareciendo ante los mortales, de cuando en cuando, para pronosticar el futuro o darles sabios consejos.

El Telar del destino.

Las Nornas podían tejer telares tan extensos que mientras una de las tejedoras se encontraba en la cima de una montaña en el extremo occidental, otra se encontraba en el extremo oriental. Las hebras de su trama parecían cuerdas y eran de diversos colores, según la naturaleza de los acontecimientos que iban a ocurrir, y una hebra negra, extendiéndose de Norte a Sur, era considerada invariablemente como un presagio de muerte. Mientras las hermanas viajaban, entonaban una canción solemne. Aparentemente no tejían según su propio deseo, sino ciegamente, como si ejecutaran de mala gana los deseos de ørlörg (ley cósmica o eterna del universo), una antigua y poderosa fuerza sin principio ni fin.

Extraído del libro “Textos Mitológicos de las Eddas” de Snorri Sturluson.

Entonces dijo Gangleri:

<<¿Hay fuego en el Bifröst?>>

Hár dice:

<<Lo que ves tornar en el arco iris es un fuego; los gigantes del hielo y los gigantes de los montes subirían al cielo si pudieran cruzar el Bifröst todos los que quieren hacerlo. En el cielo hay muchos lugares hermosos, y todos ellos gozan de la protección divina. Allí hay una hermosa sala bajo el fresno, junto a la fuente, y de ella vienen tres doncellas que se llaman así: Urd, Verdandi, Skuld: estas doncellas modelan los días de los hombres, y las llamamos nornas; pero hay aún otras nornas que vienen a cada hombre cuando nace, para modelar sus días, y son de linaje divino: otras son del linaje de los elfos, y tres del linaje de los gnomos, como aquí se dice:

De origen muy distinto      pienso que son las nornas,

no son de igual linaje;

algunas son de los Ases,      algunas son de los Elfos,

hijas algunas de Dvalin>>.

Entonces dijo Gangleri:

<<Si las nornas rigen los destinos de los hombres lo hacen de forma muy desigual, pues algunos tienen vida buena y próspera, otros son pobres o poco ilustres, unos tienen larga vida y otros, breve>>.

Hár dice:

<<Las nornas buenas y de buen linaje modelan la vida buena. Pero los malos destinos de los hombres están regidos por las malas nornas>>.

Las tres nornas: Urðr, Verðandi y Skuld.

 

2. Los gigantes o devoradores son considerados los seres más antiguos de la Mitología, recibiendo en Nórdico Antiguo el nombre de jötnar, que se traduce como “gigantes”. Estos representan la violencia y la brutalidad, así como el caos y las fuerzas primigenias de la Naturaleza. Debemos de tener en cuenta, que son enemigos de los hombres y los dioses, pero también representan la sabiduría ancestral y el principio del “todo”. Los dioses, incluso, se casaban con ellos y se aprovechaban de su sabiduría. Antes de la creación del  Universo, estos lo dominaban todo, de ahí que sean los seres más antiguos. El primer gigante y del que descienden todos, es Ymir (Ginnungagap, aquí)

Como hemos dicho antes, estos seres se encuentran en el origen de la creación y se desatarán para destruir el mundo en el Ragnarök, aquí.

En la Mitología, Thor es muy temido por ellos, puesto que lucha contra los gigantes acompañado de su martillo Mjölnir, por ello el martillo es un símbolo sagrado, el cual se utiliza para dos motivos principalmente, mantener alejados a los espíritus que nos quieran o nos podrían causar daño y limpiar o purificar el espacio antes de realizar cualquier tipo de blót. Se dice que Thor atrae gracias a su martillo, los asteroides y por ello impide que esas fuerzas con el objetivo de devastar todo, lleguen a Midgard. Esta es una de las razones de que, antiguamente y en la actualidad para los paganos, el Mjölnir sea utilizado como un amuleto muy importante de protección.

Explicado esto, a los gigantes podemos dividirlos o clasificarlos según su raza en distintos tipos:

Los gigantes del mar (sjórisar), los gigantes del viento (vindþursar), los gigantes del fuego (eldjötnar) y del hielo o de la escarcha (hrímþursark), los cuales actuarán en el Ragnarök. También encontramos los gigantes de las montañas (bergrisar), los gigantes del barro (leirjötnar) y a su vez encontramos gigantas (gýgjar oíviðjur).

Gigante.

Existe una especie de raza de gigantes, los trolls, de carne y hueso, seres salvajes que habitan en los bosques y por último, las huldras (Skogsra), que son espíritus femeninos que habitan en el campo y seducen a los hombres, hasta el punto de tener relaciones sexuales con ellos. Si la huldra se sentía satisfecha, podía dar una recompensa al hombre.

Huldras.

Huldras.

 

3. Los enanos son una raza asexuada, ya que no se pueden reproducir. Viven en las entrañas de la tierra, son excelente herreros y orfebres. Cuentan con una sabiduría y artes mágicas ocultas, que les permiten forjar herramientas y armas prodigiosas.

Aunque eran menos poderosos que los dioses, eran mucho más inteligentes que los hombres, ya que su conocimiento era ilimitado y se prolongaba incluso al futuro, por lo que los dioses y hombres anhelaban por igual hacerles preguntas.

Sabemos que el enano Dvalin, uno de los más importantes, fabricó la cabellera dorada de Sif (esposa de Thor), el barco Skíðblaðnir (barco de Frey. Originalmente pertenecía a Loki, pero este se lo dio a Frey como disculpa por el robo del cabello rubio de Sif) siempre arrastrado por vientos favorables, que podía navegar tanto por aire como por agua y poseía la propiedad mágica de que incluso embarcados en él todos los dioses y sus corceles, se podían doblar hasta alcanzar un tamaño tan diminuto, que cabía en el bolsillo; realizó también la punta de lanza de Odín, Gungnir, que nunca erraba su objetivo.

Los enanos Sindri y Brok realizaron el anillo Draupnir (emblema de fertilidad, del que, cada nueve noches caían ocho anillos iguales. Más tarde Odín puso el anillo en la pira funeraria de Balder, que luego volvería gracias a Hermod, el cual fue enviado a Helheim, para hablar con Hel y que esta devolviese a Balder), el cerdo dorado llamado Gullinbursti (Por una riña con Loki, ya que este les dijo que no podían fabricar nada a la altura de los dioses), el martillo Mjölnir de Thor a cuyo poder nadie podía hacerle frente y el collar de ámbar de Freya, Brisingamen.

Los enanos también crearon la espada Tyrfing, que podía atravesar el hierro y la roca pero echaron una maldición sobre ella: su portador debería de morir, las heridas que causará no se podrían curar y traería tres grandes males. Después de varios portadores llegó a a manos de Angantyr.

Esta espada luchaba con voluntad propia y no podía ser envainada, tras ser extraída de su funda, hasta que se hubiese manchado de sangre su hoja. Angantyr estaba tan orgulloso de su arma que hizo que la enterrarán con él. Pero su hija Hervör visitó su tumba a media noche, recitó hechizos mágicos y le obligó a salir de su sepultura para que le entregara la preciosa espada. Ella la empuñó con valentía y con el tiempo se convirtió en propiedad de otros héroes nórdicos.

Otra célebre arma, que de acuerdo con la tradición fue forjada por los enanos en la Tierra del Este, era la espada Angurvadel, que Frithiof recibió como parte de la herencia de sus padres. Su empuñadura era de oro bruñido y la hoja estaba grabada con runas que estaban inactivas hasta que era usada en guerra, entonces se iluminaban tan rojas como las crestas de un gallo de pelea. Si el contrincante luchaba con nobleza, la espada no le podía dañar.

Cuando Fridthjof luchó contra Atli por el trono, Angurvadel partió la espada de Atli, pero al empuñarla Fridthjof para asestar el golpe mortal, la espada lo impidió. Ambos aceptaron un compromiso de amistad y entraron juntos en el palacio de Angantyr.

Enanos.

 

4. Los espíritus de la Naturaleza son espíritus menores muy numerosos, los cuales algunos son buenos y ayudan a los seres humanos y otros comenten travesuras e incluso pueden llegar a causarnos daños morales. Podemos encontrar distintos espíritus de la Naturaleza:

Los Vaettir son estos espíritus de la Naturaleza que conviven con nosotros y los podemos clasificar en Espíritus del Mar (sjóvættir), Espíritus de la Tierra (landvættir) y Espíritus de las Aguas  (vatnavættir).

Estos espíritus pueden comunicarse con los animales y las plantas, puesto que también conviven con ellos y les entienden. Durante la Era Vikinga, los barcos llevaban en la proa bestias, preferiblemente un dragón, para asustar a los buenos espíritus de las tierras que estos asaltaban, pero al volver a casa, lo desmontaban para no asustar a su vez, a los suyos. Por ello también, al hacer un ritual, se convocan a los Espíritus de la Naturaleza que son buenos para nosotros y ahuyentamos a los que nos pueden hacer daño.

Los Espíritus del Hogar (kobolds) o más popularmente conocidos como duendes. Estos espíritus conviven con nosotros en nuestro hogar y nos protegen, pero pueden llegar a enfadarse y hacer ciertas travesuras, como cambiar cosas de un sitio a otro. Por ello, es bueno hacer ofrendas de golosinas y tenerlos contentos, como ocurre en Yule.

Los elfos (álfar) son seres luminosos, originalmente beneficiosos para la humanidad. En las Eddas, estos ya aparecen con una clara distinción; los elfos de la luz (ljósálfar), los elfos oscuros (dokkálfar) y los elfos negros (svartálfar).

Los elfos son seres que tienen que ver con la magia, los encantamientos y se dice que cuando los humanos cantamos, tratamos de imitar la lengua de los elfos, puesto que esta es mucho más pura que la nuestra.

Los Elfos de la Luz (ljósálfar), son los seres luminosos y beneficiosos para nosotros. Estos no conciben las bajas pasiones humanas ni su materialismo. Su morada es Alfheim, uno de los nueve mundos, también conocida como Ljósálfheim, donde reina el dios Freyr, Señor de los Elfos. Estos son asociados con los rayos del Sol, al ser seres luminosos y son representados con un aspecto dorado y blanco, como símbolo de pureza, al igual que su lengua. También son asociados con la Naturaleza, puesto que son seres de esta y a los dioses Vanir.

Después de los Elfos de la Luz, encontramos a los elfos oscuros (dokkálfar) y los elfos negros (svartálfar), cuya morada es el reino de Svartalfheim, otro de los nueve mundos. Estos elfos representan todo lo contrario a los Elfos de la Luz, puesto que representan las bajas pasiones, el materialismo, el miedo del ser humano y sus problemas.

Tanto los Elfos Oscuros como los Elfos Negros, son causantes de las pesadillas y de los temores nocturnos. Se dice que cuando tenemos una pesadilla al dormir, es porque uno de estos elfos, nos está susurrando al oído mientras dormimos y también son maestros de la mentira y los engaños. No podemos definir estos elfos como seres malvados en sí, puesto que los miedos humanos nutren las raíces del Yggdrasil (Fresno del mundo).

Espíritu de la Naturaleza.

 

5. Las valquirias, no son seres sobrenaturales como tal. Son las encargadas de elegir a los guerreros que mueren en la batalla para conducirlos al Valhalla. Algo que debemos de saber es que no todos los guerreros que mueren van al Valhalla, solo tienen ese privilegio la mitad, el resto van a los salones de Odín.

Los elegidos luchaban durante el día y comían y bebían durante la noche como preparación para el Ragnarok, momento en que ayudarían a defender el mundo en el Ragnarök, donde morirán los dioses.

Las valquirias cabalgaban por el aire con armaduras relucientes y servían también a Odín como mensajeras. Cuando cabalgaban para ocuparse de este menester, sus armaduras provocaban con su brillo el extraño fenómeno conocido como aurora boreal.

Las valquirias originales eran Brunilda (“malla de batalla”), Sigrun (“runa de la victoria”), Kara, Mist, Skogul (“batalla”), Prour (“poder”), Herfjotur (“grillete de guerra”), Raogrior (“paz divina”), Gunnr (“lanza de batalla”), Skuld (“la que va a convertirse”), Sigrdrifa (“ventisca de victoria”), Svava, Hrist (“la que estremece”), Skeggjold (“la que porta un hacha de guerra”), Hildr (“batalla”), Hlokk (“estrépito de batalla”), Goll (“grito de guerra”), Randgrior (“escudo de paz”), Reginleif (“herencia de los dioses”), Rota (“la que causa confusión”) y Gondul (“varita mágica” o “mujer lobo”).

De entre las valquirias tenemos que destacar a Reginleif. Se caracterizaba por el poder de curación. Su nombre significa “Herencia de los dioses”. Reginleif, poderosa miembro de la hermandad de las valquirias , sirvió a Odín por medio de la captura de almas de guerreros para sus ejércitos en Valhalla.

Los einherjar eran los espíritus de los héroes muertos recogidos por las valquirias y llevados a Asgard donde vivían con Odín. Como dije anteriormente, las valquirias seleccionaban sólo los mejores y más valientes guerreros. Mientras vivían en Asgard, los einherjar hacían celebraciones todas las noches y luchaban durante todo el día, y cualquier herida se curaba mágicamente. Por tanto se preparaban sin descanso para estar listos cuando Odín les llamase para luchar con los dioses en el Ragnarok.

Valquiria.