¿Qué es el Odinismo?

 

El Odinismo es una de las religiones autóctonas de Europa existentes antes de la llegada del cristianismo. Por lo tanto, podríamos definirlo como un conjunto de creencias precristianas de raíz nórdico-germánica, cuyo nombre deriva del dios Odín, como deidad principal.

La palabra Odinismo quiere decir confianza, lealtad, o una promesa; También significa “creencia” en el sentido de “confiar en alguien o algo”. El Odinismo es el nombre que damos a las creencias comunes de la gente de habla Germánica (Inglés, Holandés, Alemán, y Escandinavo). Frecuentemente esta creencia es llamada también por los Antiguos Nórdicos con el nombre de Ásatrú (“confianza en los dioses Æsir”). Sin embargo, el Odinismo no es solamente Escandinavo, ya que también fue seguido por los Teutónicos, gente del Continente y los pobladores Anglosajones en Inglaterra; Por lo tanto, el Odinismo también se da, no solamente a los Æsir, sino también a los Vanir y los otros espíritus.

El Odinismo, como se practica ahora, es una religión reconstruida por todo el mundo Germánico. Muchos de nuestros mitos fueron escritos por los Antiguos nórdicos después de la Edad Vikinga; También conocemos las prácticas de nuestros antepasados a través de las investigaciones de los historiadores extranjeros tal como el Romano Tácito.
El Odinismo es, y siempre ha sido, una vida y una religión que crece a través de un tejido de hilos muy diferente de la creencia, no solamente Dioses y Diosas y familias de Dioses diferentes, sino que muchos de los modos están dentro de la senda de cada uno.
No existe un “libro santo” infalible: los recursos y la crítica textual son partes vitales del desarrollo de nuestra religión. Por lo tanto, no es probable que estés de acuerdo con todas las palabras que se escriben, o practiques estos ritos y no otros.¿Puede un español ser odinista?

Sí, puesto que pueblos como los Suevos, que también estuvieron en la Península Ibérica, practicaron esta religión en Galicia y Asturias. En la Edad media, los Vikingos y Varegos recorrieron toda Europa, incluso llegando a Galicia, Asturias y Andalucía, dejando huella sobre esta gran religión.

Siempre se ha relacionado el Odinismo con el Paganismo, pero… ¿es la religión odinista “pagana”? El Paganismo proviene de la palabra latina paganus, cuyo significado es: hombre del campo, campesino, aldeano, paisano. En este caso, los antiguos creyentes de las religiones ancestrales, tuvieron que refugiarse ante la violenta llegada de las creencias cristianas en los campos, de ahí la expresión “pagano”, para definir a aquellos que no seguían la nueva religión cristiana.

Por lo tanto, sí, podemos considerar la religión odinista como pagana, aunque muchos huyan de ese término para definirse, debido a que la palabra “pagano” ha sido utilizada como una palabra malsonante.

El Odinismo es una religión de paz, la cual no obliga a que todo el mundo sea de esta religión. Busca una relación cordial con el resto de religiones existentes. El cristianismo, se encargó de demonizar a las creencias autóctonas, consiguiendo así, al 95%, el olvido de estas.

“Paganos son todos aquellos que dicen sí a la vida, para los cuales Dios es la palabra para designar el gran sí a todas las cosas.” (Friedrich Wilhelm Nietzsche)

Básicamente, podríamos decir que el Odinismo se divide en tres constantes vitales:
Es una religión politeísta natural, es una religión humana y es una religión social.

  1. Religión politeísta natural. Debido a que el paganismo está muy ligado a la naturaleza y esta se caracteriza por la gran cantidad de elementos vivos (plantas, animales…), podemos afirmar que la multiplicidad de los dioses es distintivo de toda religión natural.
  2. Religión humana. Los dioses del paganismo son hombres magnificados. Son de nuestra misma naturaleza, pero pertenecientes a una escala divina, una escala distinta. Nuestros dioses no se separan de lo humano, sino que lo exceden. Ellos son nuestros semejantes mayores.
  3. Religión social. El paganismo forma parte siempre de un pueblo, de una comunidad social organizada y estructurada. De este modo, es una contradicción la existencia de un paganismo universal. El paganismo no quiere expandirse, sino afirmarse; no ansia imponerse, sino reconocerse. Así el paganismo se encuentra en armonía con la voluntad humana en su afán civilizador.
– El Odinismo es vida –