Supervivencia: Fuego

Quizás los aspectos más importantes dentro de la supervivencia sean los siguientes: Refugio, agua, comida y fuego. En esta entrada vamos a hablar sobre los preparativos para conseguir fuego en distintos climas.

El fuego es importante porque no solo te servirá para cocer los alimentos, si no también para iluminarte durante la noche si no tienes linterna, calentar metal para hacer herramientas o armas, señales… y lo más importante, calentar tu cuerpo para no morir de hipotermia.

Antes de preparar el fuego, es necesario buscar un lugar adecuado intentando que el viento no pueda hacer de las suyas. Busca un refugio o intenta adecentar un lugar para que el fuego no se apague al encenderlo y puedas conseguirlo sin complicaciones. Nunca debes encender un fuego en la base de un árbol o un tocón. Para preparar un buen fuego, lo primero que tienes que hacer es quitar las ramas y las hojas del suelo, teniendo así un área desnuda y sin nada. Ten en cuenta el clima en el que te encuentres, puesto que si el suelo está húmedo o con nieve, tendrás que hacer el fuego sobre una plataforma con una base de leños verdes, cubierta con una capa de tierra o piedras, preferiblemente piedras.

Templo de fuego.

¿Qué es el templo de fuego? El templo de fuego es una plataforma que usaremos en terrenos pantanosos o cuando la nieve es muy profunda. Esta plataforma consiste en cuatro palos verticales cruzados en sus horquillas.

A través de estos, coloca una capa de leños verdes y cúbrelos con tierra para así encender el fuego sobre la superficie. Como podéis ver en la imagen, el templo de fuego es una buena opción para cocinar, atravesando un palo sobre las horquillas podréis colgar una olla o lo que sea. El templo del fuego es una buena manera de conseguir fuego cuando tienes el clima en tu contra, pero te puede hacer gastar mucha de tu energía, por lo tanto procura que te salga bien y a la primera. Ten en cuenta la situación en la que se encontrarán los elementos de tu alrededor dependiendo del clima, puesto que piedras o troncos húmedos, o cualquier otra cosa, pueden marcar la diferencia entre llegar a encender el fuego o no. ¿Por qué decimos esto? En el caso de las piedras, se debe evitar usar las que están húmedas o porosas, especialmente las sumergidas en agua, porque al calentarse pueden explotar y desgraciarte la existencia. A su vez, debes evitar las rocas blandas.

Yesca.

Podemos definir la yesca, como cualquier material que necesita un mínimo de calor para encenderse. “La buena yesca sólo necesita una chispa para encenderse”. Podemos utilizar muchas cosas de las que se encuentran a nuestro alrededor como yesca, ya sea corteza de abedul, pájaros muertos, copos de algodón de la ropa, hierbas y hongos secos, etc. Desde el interior de los nidos de los pájaros, que habitualmente están revestidos de plumas, hasta deyecciones de murciélagos.

Lo más importante es que cualquier yesca que uses debe estar seca. Un truco es llevar un recipiente hermético en el que meter toda la yesca que te vayas encontrando, puesto que es de lo más útil que llevarás.

Leña. 

Podemos definir la leña como la madera utilizada para hacer llama la yesca. La mejor leña consiste en pequeñas ramas secas, y las maderas más blandas son las más adecuadas porque arden rápidamente. Algo muy importante es fijarse en si los árboles tienen o no resina, puesto que la resina es una sustancia que arde con mucha facilidad y es perfecta para encender el fuego.

A la hora de buscar la leña, no debes olvidar que muchas veces puede estar húmeda, por lo tanto no la cojas directamente de la tierra. Si no tienes otra opción, pela la leña con el cuchillo hasta encontrar la parte seca.

Combustible. 

Por regla general, cuanto más pesada sea la madera, más calor te dará. La mezcla de madera seca con la madera verde, hace que el fuego sea más duradero, siendo muy útil por la noche.

Las maderas duras, como las del nogal o el roble, queman muy bien, producen mucho calor y duran bastante tiempo. Las maderas blandas, tienden a arder con demasiada rapidez y producen muchas chispas. Las peores productoras de chispas son las maderas de cedro, abeto, pino y sauce, entre otros.

Un truco para ahuyentar a los mosquitos y las moscas, es utilizar madera húmeda, puesto que produce mucho humo y los mantienen alejados.

Para finalizar esta introducción sobre el fuego, trucos y cómo conseguirlo, es importante recalcar de nuevo, que tengas en cuenta la energía que vas a gastar para cada movimiento o acción, puesto que puedes no tener alimento ni agua para reponerla y eso puede suponer tu muerte.

Bibliografía

  • TOWELL, Collin. Manual de Supervivencia. Habilidades para la aventura en exterior.
  • WISEMAN, John. Manual de Supervivencia del S.A.S. Special Air Service.

 

Esta entrada fue publicada en Naturaleza. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.