Fjölsvinnsmál (Los dichos de Fölsvinn)

Los dichos de Fölsvinn.
Perteneciente a la Edda Mayor.

Ilustración para la traducción danesa de las Eddas, de Karl Gjellerup.

1 Allá divisó detrás de la cerca la alta mansión de los gigantes.

Fjölsvinn dijo:

« ¿Que engendro es ese que está ante la cerca
y sus llamas voraces ronda?

2 ¿A quien vienes tú, a quien, buscando
o en busca de que, desdichado?
Anda y regresa a las húmedas sendas,
que aquí no se admiten mendigos! »

Svípdag dijo:

3 «¿Que engendro es ese que esta tras la cerca y fuera al viajero deja?»

Fjölsvinn dijo:

«No eres tú quién para hacerte honores.
¡Márchate y vete a tu casa!

4 Me llamo yo Fjölsvinn y sabio soy,
más poco a nadie convido.
¡Nunca esta cerca podrás pasar!
¡Sigue de largo, proscrito! »

Svípdag dijo:

5 «Allá donde el ojo lo hermoso vio,
allá llegar se desea:
refulgente de oro esa sala veo.
¡Bien para mi la querría! »

Fjölsvinn dijo:

6 «Dime de quién, muchacho, naciste
o hijo de quién eres tú.»

Svípdag dijo:
«Me llamo yo Víndkald, Várkald mi padre
y Fiólkald su padre fue.

7 Ahora respuesta, Fjölsvinn, darás
a esto que quiero saber:
¿Quién es aquí quien manda y dispone
en riquezas y hermosas salas?»

Fjölsvinn dijo:

8 «Ménglod se llama, de su madre nacida
y del hijo que fue de Svafrtorin:7
ella es aquí quien manda y dispone
en riquezas y hermosas salas.»

Svípdag dijo:

9 «Ahora respuesta, Fjölsvinn, darás
a esto que quiero saber:
¿Como esta verja -la más peligrosa
que viose entre dioses- se llama? »

Fjölsvinn dijo:

10 «Trymgiol se llama, obra que hicieron
los hijos tres de Solblindi;
por firme cadena trabado queda
quien de su enganche la alza.»

Svípdag dijo:

11 «Ahora respuesta, Fjölsvinn, darás
A esto que quiero saber:
¿Cómo esta tapia -la más peligrosa
Que viose entre Dioses- se llama»

Fjölsvinn dijo:

12 «Gastrópnir se llama y hecha por mi
con los miembros esta de Leirbrímir ;
mucho la tengo bien reforzada
que ella por siempre resista»

Svípdag dijo:

13 «Ahora respuesta, Fjölsvinn, darás
a esto que quiero saber:
Como esos perros, rabiosos, se llaman
que corren en torno al recinto?»

Fjölsvinn dijo:

14 «Gif el primero -si quieres saberlo-
y Geri el segundo se llaman;
por ellos guardadas las once estarán
hasta el día en que caigan los dioses.»

Svípdag dijo:

15 «Ahora respuesta, Fjölsvinn, darás
a esto que quiero saber:
Se podría que un hombre lograse entrar
mientras duermen los canes feroces? »

Fjölsvinn dijo:

16 «Con sueño cambiado aquí se les tiene
desde que están de guardianes:
duerme el uno de noche, de día el otro,
que nadie que venga entre.»

Svípdag dijo:

17 «Ahora respuesta, Fjölsvinn, darás
a esto que quiero saber:
¿Bocado no hay que echárseles pueda
para pasar mientras comen?»

Fjölsvinn dijo:

18 «Dos de Vidófnir -si quieres saberlo-
trozos de ala se sacan:
no otro bocado echárseles puede
para pasar mientras comen.»

Svípdag dijo:

19 «Ahora respuesta, Fjölsvinn, darás
a esto que quiero saber:
¿Como, anchuroso, el arbol se llama
que todas las tierras cobija?»

Fjölsvinn dijo:

20 «Mimameid se llama; por nadie sabido
de cuales raíces arranca;
derribarlo podrá lo que mal se imagina,
ni fuego ni hierro lo dañan.»

Svípdag dijo:

21 «Ahora respuesta, Fjölsvinn, darás
a esto que quiero saber:
¿Como aprovecha ese arbol glorioso
que ni fuego ni hierro dañan? »

Fjölsvinn dijo:

22 «De sus bayas tome pasadas por fuego
mujer que su mal padezca:
lo que dentro guardaba afuera echará
por la fuerza y poder que el tiene.»

Svípdag dijo:

23 «Ahora respuesta, Fjölsvinn, darás
a esto que quiero saber:
Como ese gallo, el de oro, se llama
que arriba en el arbol brilla? »

Fjölsvinn dijo:

24 « Vidófnir se llama el que esta reluciente
en las ramas del Mimameid;
mucho el pone constante pesar
en Surt y Sinmara.»

Svípdag dijo:

25 «Ahora respuesta, Fjölsvinn, darás
a esto que quiero saber:
¿Arma no hay que a Vidófnir mate
y a la sala lo arroje de Hel? »

Fjölsvinn dijo:

26 «Levatéin con runas Lopt la grabó
abajo a la verja Nágrind:
en cofre de hierro Sinmara la guarda,
allá bajo cierres nueve.»

Svípdag dijo:

27 «Ahora respuesta, Fjölsvinn, darás
a esto que quiero saber:
¿Regresar podrá quien en marcha se ponga
y vaya a buscar esa rama?»

Fjölsvinn dijo:

28 «Regresar podrá quien en marcha se ponga
y vaya a buscar esa rama,
si aquello le lleva que pocos poseen
a la Eir del luciente limo.»

Svípdag dijo:

29 «Ahora respuesta, Fjölsvinn, darás
a esto que quiero saber:
¿Preciosa los hombres que cosa tendrán
que a la pálida giganta contente? »

Fjölsvinn dijo:

30 «Mete en la caja la clara guadaña
que tiene en sus muslos Vidófnir
después solamente que esto le lleves
te dará Sinmara aquel arma.»

Svípdag dijo:

31 «Ahora respuesta, Fjölsvinn, darás
a esto que quiero saber:
¿Como se llama la sala cercada,
seguras, de inquietas llamas?»

Fjölsvinn dijo:

32 «Hyr es su nombre; por siempre oscilante
en la punta estará de la lanza;
de la rica morada -sólo de oídas-
cosas antiguas se cuentan.»

Svípdag dijo:

33 «Ahora respuesta, Fjölsvinn, darás
a esto que quiero saber:
¿Quiénes hicieron aquella que yo
tras la cerca vi. de los ases?»

Fjölsvinn dijo:

34 «Uni e Iri, Ori y Bari,
Var y Vegdrásil,
Dori y Uri, Délling, Átvard,
Lidskialf y Loki.»

Svípdag dijo:

35 «Ahora respuesta, Fjölsvinn, darás
a esto que quiero saber:
¿ Cómo se llama la alta montaña
en que está la muchacha gloriosa?»

Fjölsvinn dijo:

36 Lyfiaberg se llama, de siempre que fue
en dolencias y llagas alivio:
sanará la mujer que hasta arriba la suba,
aunque mal de vejez. padezca.»

Svípdag dijo:

37 «Ahora respuesta, Fjölsvinn, darás
a esto que quiero saber:
¿Cómo se llaman las mozas amigas
que a las piernas se sientan de Ménglod?»

Fjölsvinn dijo:

38 «Hlif la primera, otra Hliftursa,
la tercera Tiodvara se llama,
Biort y Bleik, Blid, Frid,
Eir y Aurboda .»

Svípdag dijo:

39 «Ahora respuesta, Fjölsvinn, darás
A esto que quiero saber:
¿Asisten ellas, si el trance lo urge,
A aquellos que bien les ofrendan?

Fjölsvinn dijo:
40 «A aquellos asisten que bien les ofrendan
del ara en el santo lugar:
de malos peligros, por grandes que sean,
a todas las gentes libran.»

Svípdag dijo:

41 «Ahora respuesta, Fjölsvinn, darás
a esto que quiero saber:
¿Que hombre será el que llegue a dormir
en los dulces brazos de Ménglod?»

Fjölsvinn dijo:

42 «Hombre ninguno a dormir llegará
en los dulces brazos de Ménglod,
sino Svípdag tan solo, que a el esa novia,
la clara cual sol, se le guarda. »

43 «¡Abre la verja y déjame entrar!
A Svípdag tienes delante!
Llégate ahora y pregúntale a Ménglod
si quiere que goce su amor.»

44 «Escucha, oh Ménglod, un hombre llegó.
¡A ver a tu huésped corre!
Se alegran los perros, adentro él pasa:
Svípdag pienso que es.»

Ménglod dijo:

45 «Sagaces los cuervos tus ojos a ti
arriba en la horca te saquen,
si mientes diciendo que aquí a mi sala
de lejos me vino el viajero.»

46 «¿De dónde nos vienes? ¿De dónde nos llegas?
¿Cómo tu gente te llama?
Por tu nombre y familia cierto sabré
si a ti te estoy prometida.»

47 «Svípdag me llamo, soy hijo de Sólbiart;
por sendas me echaron de gélidos vientos:
lo que Urd dispuso nadie lo cambia,
aunque esté malamente ordenado.»

48 « ¡Se bienvenido! Logre mis deseos;
siga al saludo el beso.
La visión del amado de gozo llena
a todo el que esta con amores.

49 En la buena montaña aguardándote siempre
noches y días estuve:
ya se cumplió lo que tanto esperé,
que volvieras, muchacho, a mi sala.

50 Falta de ti por tu amor pené,
como tu mis amores ansiabas.
¡Jamás tú y yo -seguro es eso-
nos vamos ya a separar! »

Esta entrada fue publicada en Edda Mayor. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.