Hyndluljod (El canto de Hyndla)

El canto de Hyndla.
Perteneciente a la Edda Mayor.

Freya despierta a Hyndla. Ilustración de W. G. Collingwood (1908)

Despierta, doncella, despierta, mi amiga,
Hyndla, hermana que habitas la cueva,
es el crepúsculo y cabalgaremos
hasta el Valhala y el sagrada templo.

¡Pidamos a Herjafödr que esté bien dispuesto!
¡Él da recompensa y oro a los guerreros!
a Hermód le dio yelmo y coraza
y a Sigmund de regalo una espada.

Victoria da a algunos, a algunos riquezas,
elocuencia a muchos, juicio da a los hombres;
buen viento da a los héroes, poesía a los poetas,
concede valentía a muchos guerreros.

Sacrificará a Thor, para pedirle
que siempre hacia ti tenga lealtad,
aunque poco ama a las novias de los trolls.

“Toma ahora de tus lobos uno, del establo,
déjale que corra con mi verraco.”
“Lento cruza los senderos ese tu jabalí;
mi excelente corcel no quiero agobiar.”

“Falsa eres, Freyja, tú que me tientas,
dirige tus ojos hacia nosotros
pues está tu esposo en la hueste de los muertos,
el joven Óttar, hijo de Innstein.”

“Engreída eres, Hyndla, pienso que sueñas
si dices que está mi esposo en las huestes de los muertos
mientras brillan las cerdas de oro
del verraco Hildisvín: que hicieron hábilmente
dos enanos para mí, Dáin y Nabbi.”

¡Hablemos desde los bancos! Hemos de sentarnos
y conversaremos de las estirpes reales,
de aquellos hombres que de dioses descienden.

Han apostado el metal de Váli
Óttar, el joven, y Angantýr;
es preciso ayudarle, que consiga el joven
la herencia paterna de sus parientes.

Un altar me hizo todo él de piedras,
y ahora las rocas se hicieron cristal;
enrojecieron con sangre de nueve víctimas,
siempre creyó Óttar en las Aesirinas.
“Ahora, los antiguos parientes enumera,
y aquellos linajes nacidos de los hombres:
¿Qué fue de los Skjöldungs, qué de los Skilfings?
¿Qué de los Ödlings, qué de los Ylfings?
¿Quién engendró de hacendados, quién engendró de nobles
que son los mejores de todo el Midgard?

“Eres, Óttar, hijo de Innstein;
y fue Innstein hijo de Álf el viejo,
Álf de Úlf, Úlf de Saefari,
padre de Saefari fue Svan el rojo.”

La esposa de tu padre era rica en collares,
pienso que se llamaba Hlédís, la sacerdotisa;
fue Fródi su padre, y su madre Frjaut,
dicen que es linaje de muy grandes jefes.

Antes fue Áli de los hombres el más fuerte,
Hálfdan, el primero, el mayor de los Skjöldung,
famosas las batallas que realizaron,
sus gestas, dicen, llegaron hasta las puertas del cielo.

Se unió a Eymund, no hay hombre más noble,
y a Sigtrygg mató con el frío puñal:
desposó con Almveig, no hay mujer más noble,
engendraron, concibieron dieciocho hijos.

De ahí son los Skjöldung, de ahí son los Skilfing,
de ahí hijos de hacendados, de ahí hijos de nobles,
que son los mejores de todo el Midgard;
ése es tu linaje, necio Óttar.

Fue Hildigun la madre de ella,
Hija de Sváfa y de un rey del mar;
ése es tu linaje, necio Óttar;
preciso es que lo sepas, ¿quieres saber más?

Dag casó con Thóra, madre de valientes,
nacieron de ese linaje los héroes más nobles;
Fradmar y Gyrd y los dos Frekar,
Ám y Jösurmar, Álf el viejo,
preciso es que lo sepas, ¿quieres saber más?

Ketil fue su amigo, heredero de Klypp,
padre fue de la madre de tu madre;
allí fue Fródi antes que Kári,
fue el más viejo de que hablan, Álf.

Estaba después Nanna, la hija de Nökkvi:
y fue su hijo cuñado de tu padre;
es antiguo parentesco, aún te diré más;
a los dos conozco, a Brodd y a Hörvi;
ése es tu linaje, necio Óttar.
Ísólf y Ásólf, hijos de Ölmód,
y de Skúrhild la hija de Skekkil,
y aún contarás más de un hombre noble;
ése es tu linaje, necio Óttar.

Gunnar Bálk, Grím Ardskafi,
Thórir Járnskjöld, Úlf Gínandi,

Búi y Brámi, Barri y Reifnir,
Tindr y Tyrfing y los dos Hadding;
ése es tu linaje, necio Óttar.

Áni, Ómi luego nacieron,
hijos de Arngrím y de Eyfura;
resuenan los excesos de aquellos berserkir,
por tierras y mares corren como el fuego;
ése es tu linaje, necio Óttar.

Conozco a los dos, a Brodd y a Hörvi,
estaban en la hueste de Hrólf el viejo,
hijos todos de Jormunrek,
yerno de Sigurd – escucha mi historia –
el terror de los pueblos, matador de Fáfnir.

El príncipe fue hijo de Völsung,
y Hjördís de Hrandung,
y Eylimi de los Andling;
ése es tu linaje, necio Óttar.

Gunnar y Hógni, sucesores de Gjúki,
y lo mismo Gudrún, hermana de aquellos;
no era Guthorm del linaje de Gjúki,
aunque fue hermano de los otros dos;
ése es tu linaje, necio Óttar.

“Harald Hliditön engendrado por Hraerek,
el dador de anillos hijo fue de And,
de And la muy sabia, la hija de Ívar,
y fue Rádbard padre de Randvé,
esos fueron hombres consagrados a los dioses;
ése es tu linaje, necio Óttar.

“Trae el licor del recuerdo para mi verraco,
que pueda recordar todas las palabras
y pueda narrarlas dentro de tres noches
cuando él y Angantýr digan su linaje.”

“¡Lárgate de aquí! Me apetece dormir,
pocas cosas buenas lograrás de mí;
corres, víbora, fuera en la noche,
como con sus chivos Heidrún viaja.”

“Corriste hacia Ód llena de deseo,
muchos se ocultaron bajo la saya;
corres, víbora, bajo la noche,
como con sus chivos Heidrún viaja.”

“Prenderé fuego a la ogra,
para que no puedas nunca escapar.”

“Veo arder la brasa, llamear el suelo,
muchos habrán de perder la vida;
llévale a Óttar la cerveza en tus manos,
mezclada con veneno, fatal sortilegio.”

“Tus sortilegios nada servirán,
aunque, novia del troll, pronuncies conjuros;
él beberá la preciosa bebida,
pido que los dioses protejan a Óttar.”

Esta entrada fue publicada en Edda Mayor. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.