El dios y la diosa

En este artículo, vamos a hablar sobre el Dios y la Diosa, y lo que estos simbolizan para la religión Wicca y los wiccanos.

Nota: La Wicca es una religión en la que los practicantes celebran la armonía con la Naturaleza y la tierra, mediante rituales que provienen de culturas europeas antiguas pre-cristianas, por ejemplo del pueblo de los celtas. Por lo tanto, podemos decir, que esta tiene prácticas paganas europeas antiguas. ¿Qué es la Wicca? Aquí.

– El Dios. El Dios se encuentra en el Sol, brillante… naciendo y poniéndose todos los días, representando así el ciclo que gobierna nuestras vidas. Sin el Sol, no existiríamos. Por tanto, es considerado el portador de la fuerza, del calor que germina la semilla en la tierra y que derrite el hielo del suelo después del largo invierno. Al estar representado por el Sol, conlleva todas sus cualidades en sí: la fortaleza, el día, la luz, el hombre, la seguridad, la voluntad, la razón, la actuación, el fuego. Tradicionalmente al Sol se le representa como una deidad fuerte y viril, siempre ha recibido los mejores atributos, pero en la Wicca se suele reverenciar mayormente a la Diosa que al Dios, debido a que ella cumple la mayor parte de la fecundación.

El Dios también es tierno con los animales salvajes. Suele ser representado como el “Dios Cornudo” – Cernunnos y puede llevar cuernos en la cabeza como los del ciervo, simbolizando así su conexión con los animales no domesticados. Antiguamente, la caza era una de las actividades consideradas gobernada por el Dios, mientras la domesticación era de la Diosa.

Los dominios del Dios son las selvas y los bosques vírgenes de las manos humanas. También lo son los desiertos ardientes y las altas montañas. El florecer, maduración y cosecha están asociadas con el Sol. El Dios es también la recompensa por los bienes conseguidos en el campo.

El Dios también gobierna y celebra el sexo. La Wicca no esconde esto a los niños y tampoco deja de hablar del tema con ellos. Es parte de la Naturaleza y debe ser aceptado. Trae placer, intimidad y complicidad, también perpetúa nuestra especie. Por tanto, es considerado sagrado y es algo muy importante, la idea de la familia.

Hay multitud de símbolos para representar al Dios… entre ellos están: espadas, cuernos, lanzas, velas, oro, diamantes, flechas, varitas mágicas, puñales, etc.

Las criaturas sagradas para Él son: el toro, serpiente, pez, dragón, lobo, águila, halcón, tiburón, lagarto… entre otros.

Su naturaleza es esencialmente terrenal. Se le representa mayor, con orejas y los cuernos de un ciervo y lleva una torque, como un collar galo. Está a menudo acompañado por una serpiente con cabeza de carnero. En un caldero de plata dorado, encontrado en Gundestrup, Dinamarca, figura sentado, rodeado de un gran ciervo, dos toros, dos leones y dos lobos, mientras que no lejos de ahí un niño cabalga un delfín.

Así, el Dios aparece como amo de los animales salvajes, terrestres y acuáticos. Sin duda manifiesta la fuerza, el poder y la perennidad.

Gundestrup_Cernunnos

– La Diosa. La Diosa es la Madre Universal, fuente de la fertilidad, de la sabiduría infinita y del amor. En la Wicca es representada en tres aspectos distintos que explicaré después: la doncella, la madre y la anciana, simbolizando las tres fases de la luna: creciente, llena y nueva (menguante). Ella es al mismo tiempo el campo virgen, el campo con cosechas o adormecido, cubierto por el hielo de la Tierra.

Ella da la luz a la abundancia. Sin embargo, como es ella misma la que lo da, también tiene derecho a quitársela. Esto no es del todo malo, pues el ser humano, al morir, descansará en sus brazos, o sea, volverá a la Madre.

Ya que la Diosa es la Naturaleza, es al mismo tiempo la tempestad y la calma, el tornado y la lluvia fresca de primavera. Pero pese a que ella posee las dos naturalezas, la Wicca la reverencia como aquella que dona fertilidad, amor y abundancia aunque, por supuesto conocemos su lado oscuro también.

La vemos manifestada en la Luna, en el silencio de un bosque, en cada ola del mar y en cada césped verde de la primavera.

Muchos son los símbolos usados en la Wicca para representarla y honrarla: el caldero, flores de cinco pétalos, el espejo, collares, conchas del mar, perlas, agua, artículos de plata etc. Como ella domina la Tierra y la Luna, los animales bajo su protección son muchos: conejo, oso, búho, gato, perro, murciélago, vaca, delfín, león, caballo, escorpión, araña, abeja, etc. Todos son sagrados para la Diosa.

Muchos la han retratado como la cazadora, la divinidad celestial llena de polvo brillante de las estrellas, la Madre Eterna con su niño, la hilandera de nuestra vida y muerte… pero no importa como la enseñen, la Diosa es omnipresente, inmutable y eterna.

Facetas de la Diosa.

La Diosa, a la vez que representa el carácter femenino de la creación, también representa los estados de la vida como la Triple Diosa. Esta se compone de La Doncella, La Madre y La Anciana. Cada una de ellas representa un carácter de la vida humana, como también estas son representadas con los estados de la luna.

La doncella.

Es el aspecto más joven de la Diosa… ingenua y a la vez seductora, enamorada y curiosa, representa la niñez y juventud del ser humano. Su estación regente es la primavera, donde se reinicia el ciclo dando lugar al renacimiento de la vida. Su estado lunar es la luna creciente. Se le invoca para la belleza, el romance y la juventud.

La madre.

Es el aspecto maduro de la Diosa, es maternal y compasiva, pero a la vez protectora de sus hijos. Representa la madurez del ser humano. Su estación regente es el verano y el inicio del otoño, cuando es época de cosecha, cuando la tierra da sus frutos. Su estado lunar es la luna llena. Se la invoca para la protección, la fertilidad, la madurez y las relaciones estables.

La anciana.

Es el aspecto de la vejez de la Diosa, sabia y experimentada, nos orienta y aconseja. Representa la vejez del ser humano. Su estación regente es el final del otoño y el invierno, cuando las hojas caen y el frío inunda la tierra. Su estado lunar es la luna menguante. Se le invoca para la sabiduría, la vejez.

Bibliografía.

  • Blog Luna Celta.
  • Blog El Caldero y la Espada.
  • Blog Wicca Solitario.
  • Autor desconocido. Wicca Celta. Iniciando el Camino.
  • CUNNINGHAM, Scott. Wicca: Una guía para la práctica individual. Editorial, Arkano Books.
Esta entrada fue publicada en Wicca. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.