La oración ancestral

No somos corderos de Dios, Somos lobos de Odín

Cuando naciste,

La tierra se convirtió en tu cuerpo,

Las piedras  en tus huesos.

El mar se convirtió en tu sangre,

El Sol en tus ojos.

La Luna se convirtió en tu mente

El viento en tu respiración.

Cuando pasaste al otro mundo,

Tu respiración se convirtió en viento,

Tu mente en la Luna.

Tus ojos se convirtieron en el Sol,

Tu sangre en el mar.

Tus huesos se convirtieron en piedras,

Tu cuerpo en la tierra.

Cuando naciste, tú hiciste lo mismo por nosotros:

Tú llamaste la tierra y las rocas,

Levantaste el mar y descendiste el Sol.

Hiciste la Luna brillar y el viento cantar.

[Apoya el proyecto The Gods of Nature, cualquier contribución es más que bienvenida: paypal.me/thegodsofnature]

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Celtas, Mitología Celta, Mitología Nórdica, Vikingos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s