Ostara

ostarapray

Ostara es una festividad celebrada durante el equinoccio de primavera, el día 21 de marzo, por muchas sociedades paganas, entre las que se encuentran los vikingos o los celtas. El nombre de esta festividad, proviene de la antigua divinidad germánica, conocida como tal, de la cual sabemos gracias a Beda ‘el Venerable’,  un monje benedictino que procedía del monasterio de Saint Peter, el cual afirma que los anglosajones llamaban al mes de abril eosturmonath, en homenaje a una divinidad llamada Ēostre, quien se halla detrás del nombre de la Pascua en inglés: Easter.

Ostara marca el fin del invierno y el comienzo de la época del renacimiento (primavera) y era celebrada mediante un blót (un sacrificio, aunque actualmente se suele celebrar un banquete) en honor de Frigg, Freya y Frey, dioses relacionados con la fertilidad.

Nos encontramos en la mayor época de gloria del año, en la que buscamos alcanzar nuestros sueños, y trabajar duro para que éstos se cumplan.

La primavera llega al equilibrio, cuando la noche y el día están en perfecto balance, surgiendo el aumento de la luz. Guido von List, afirmaba que Ostara representaba el casamiento del dios Sol con la joven diosa Tierra, concibiendo a Ostara como una representación de fuerzas femeninas generadoras. Este es un tiempo en el que ocurre un aumento de la natalidad, gran fertilidad y crecimiento para los animales.

En la Mitología Nórdica se celebra la victoria de Thor sobre los gigantes, del Sol sobre los lobos (Sköll y Hati) que lo perseguían, y del verano sobre el invierno. Esta es una festividad de renovación, en la que vuelves a nacer, aunque el invierno aún esté presente.

El regalo de huevos coloreados a los amigos y familiares a los que se tiene mucho afecto, era una manera de mostrarles y desearles que el año les vaya bien, es decir, una prosperidad para la estación más próxima. Como dijimos antes, esta costumbre ha sobrevivido en la festividad moderna de la Pascua, en los huevos de Pascua y el conejo, el cual es uno de los animales sagrados de Eostre. Se dice que la diosa Ēostre, tenía la capacidad de convertirse en conejo.

Ēostre de Jacques Reich.

Esta celebración es de las más importantes, puesto que trae la paz dentro de la oscuridad del invierno, y nos brinda la esperanza del regreso del sol… de la luz.

Es tiempo de cumplir nuestros propósitos del Yule, de ser fuertes y superar los obstáculos. Debemos de crecer espiritualmente y como personas, sonriendo a la vida, ya sea en solitario o en compañía. Unirnos con la naturaleza y los dioses, ser uno mismo.

Como siempre he dicho, no debemos de restarle importancia a los dioses Vanir, todos relacionados con la Naturaleza. Tenemos que adorarlos, pedir a Freya y Frey una buena cosecha, la cual sembramos en el duro y frío invierno.

Bibliografía

  • SAN JOSÉ BELTRÁN, Laia. Blog The Valkyrie’s Vigil.
  • Autor desconocido. Wicca Celta. Iniciando el Camino.
  • CUNNINGHAM, Scott. Wicca: Una guía para la práctica individual. Editorial, Arkano Books.
  • FARRAR, Janet. La Biblia de las Brujas. Los ocho sabbats de las brujas.
  • FARRAR, Stewart. La Biblia de las BrujasLos ocho sabbats de las brujas.
Esta entrada fue publicada en Festividades. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.