Las mujeres en la sociedad vikinga

Freydis Eiriksdóttir luchando contra los Skraelingar.

 

Hoy en día, uno de los temas de los que más se habla, es del feminismo y del machismo. He decidido hacer este artículo porque he visto mucha gente que ha catalogado el pueblo nórdico de machista.

La sociedad vikinga, comparada con las otras supuestamente civilizadas que existían en ese momento en Europa, la podemos definir como de las más igualitarias, hablando de la igualdad entre hombres y mujeres. Los altos cargos del cristianismo, el cual estaba implantado en “lugares civilizados”, llegaron a tomar a la mujer como ‘algo’ únicamente para reproducirse, a diferencia de los vikingos.

La sociedad vikinga no llegaba a ser completamente igualitaria, pero sí se acercaba a lo que entendemos como tal.

La información que tenemos sobre las mujeres en la era vikinga es escasa. La mayoría la conocemos gracias al gran trabajo de los arqueólogos y al legado que nos dejaron las Eddas y los distintos textos.

A lo largo de la historia en Escandinavia, durante la época de los vikingos, las mujeres desempeñaron distintos papeles muy importantes en esta sociedad. A diferencia de otras sociedades supuestamente civilizadas del resto de Europa, las mujeres podían llegar a alcanzar un estatus social importante y su papel variaba desde agricultoras y ganaderas, terratenientes e incluso podían desempeñar uno de los cargos más importantes… formar parte del sacerdocio de los dioses.

Al igual que existían esclavos, también había esclavas, las cuales tampoco tenían derechos.

Las tareas de las mujeres eran muy variadas y consistían en la fabricación de prendas, en el hilado, la producción, preservación y realización del alimento o de la bebida, el cuidado del campo y el ganado, la limpieza y lavandería, entre otras muchas cosas.

Mientras que los hombres se encargaban del exterior de la casa vikinga, las mujeres se encargaban del interior. Como dije anteriormente, gracias a los arqueólogos sabemos que a las mujeres se les enterraba con objetos destinados a la limpieza del hogar y con los instrumentos para poder tejer e hilar y a los hombres en cambio, se les enterraba con objetos relacionados con la guerra (como sus armas), con la navegación y el comercio.

¿Qué actividades realizaba la mujer?

La húsfreyja, adquiere un papel fundamental, puesto que son la dueña de la casa y su máxima autoridad. También eran la cabeza de familia y, cuando los hombres estaban ausentes, administraban y cuidaban las granjas.

A su vez, no solo administraban las tareas de la casa, mantenían el control y la organización de las propiedades, sin necesidad de tener la aprobación del marido. Tenían mucha independencia y estaban al mando de algo muy importante… la obtención de leche.

Durante los meses de verano, los vikingos pasaban cierto tiempo en un Shieling, una especie de casa en la montaña dedicada al ganado, puesto que las vacas y las ovejas, estaban en libertad y podían vivir tranquilas (Relación hombre-naturaleza). Las mujeres, debían organizarse tras realizar el ordeño de la vaca, para poder crear los productos lácteos, los cuales eran algo esencial en la dieta vikinga.

No solo se ordeñaban las vacas, también se esquilaban las ovejas y las cabras. Después de este duro trabajo, había que clasificar la lana. Mucha de esta materia se destinaba al comercio con Inglaterra.

Algo que nos han demostrado los hallazgos arqueológicos, es que las mujeres también ayudaban en las cosechas y esto lo sabemos porque se les enterraba con una hoz. En las familias pobres, las mujeres trabajaban la cosecha y, era costumbre ayudarse siempre entre familias (recordemos las 9 virtudes). Esto es algo que en la serie Vikings se puede ver muy bien.

En las familias con más estatus social o más dinero, la tarea de la cosecha estaba hecha en gran parte por esclavos o sirvientes, los cuales se encargaban de los trabajos más duros.

Desde pequeñas, se les enseñaba a cuidar a la madre Naturaleza y a distinguir entre distintos tipos de plantas, para así poder recoger bayas, hierbas y frutos silvestres. No solo los hombres cazaban, también las mujeres lo hacían en ríos o en la costa, practicando algún tipo de pesca menor. A los chicos se les enseñaba el arte de la guerra o las distintas tareas que debían realizar en la granja para luego hacerlas ellos mismos, no obstante, el saber la importancia del honor, el valor, la justicia y demás características en la Era vikinga, lo aprendían también de las madres, sobretodo en sus primeros años de vida.

Una de las actividades más importantes, era la de la preparación de la comida, puesto que la mayoría de los banquetes eran destinados a los dioses y era todo un honor. Después de preparar la carne asada o el pescado, acompañado todo del queso o la mantequilla (la cual se usaba mucho) fabricado anteriormente, se debía de servir la comida en recipientes de madera. Las mujeres, dueñas de la casa, no solían servir la comida, depende del estatus social, pero sí solían ayudar.

Algo que no podemos obviar, es que en la sociedad vikinga, el tener descendencia era algo muy importante. Por el hecho de cuidar las cosechas, el ganado, descendencia familiar, saqueos… por lo tanto a las mujeres y a los hombres se les solía casar a una edad muy temprana (alrededor de los 12-13 años), para que así tuvieran hijos pronto. Esto tiene como consecuencia, que murieran muchas mujeres, por dar a luz muy jóvenes.

El principal deber de la mujer vikinga dentro de su hogar era el de cuidar a sus hijos y otorgarles la mayor educación posible, preparándoles para la vida que van a llevar. Esto les ocupaba la mayor parte del tiempo. Esta parte es muy importante, aunque hoy en día no lo parezca, porque se les debía de enseñar a los hijos la cultura y todas las tradiciones que se tenían.

Otra de las tareas importantes, era la del cuidado de ancianos y enfermos, es decir, a la enfermería. Existe un poder mágico en cada mujer, entregado por la mismísima Freyja y es la apreciada y temida magia Seidr. Seidr se traduce por “brujería” y  consistía desde la preparación de venenos y brebajes mágicos, hasta la capacidad de realizar “viajes astrales”.

La mujer curandera, desempeñaba uno de los papeles más importantes de la sociedad vikinga, puesto que gracias a la magia de Freyja, a la hora de que un miembro de la Comunidad fallecía, esta decía las últimas palabras… las más importantes. También la curandera tenía la capacidad de comunicarse con los dioses y pedirles ayuda o consejo sobre los espíritus. Será una mujer la encargada de leer las runas y ver si el futuro es bueno o es malo. Por supuesto, existían hombres con las mismas capacidades, pero a la hora de la magia, la mujer era la más importante.

Dejando a un lado el tema de la magia, debemos de hablar del adulterio, algo que se lleva dando en todas las sociedades desde tiempos inmemorables. Si una mujer le era infiel a su marido y esta era pillada con el amante o sin él, el marido tenía derecho a matar a los dos. Eso sí… el acusar a una mujer de adulterio sin pruebas, era algo peligroso para el hombre, porque en el divorcio, este siempre iba a acabar mal parado.

En el momento del matrimonio, tanto el hombre como la mujer, le entrega un bien. El hombre le entregaba el mund, que sería el precio de la novia y la mujer le daba heimangerð. A la hora de divorciarse, la mujer podía recuperar lo que le había entregado al hombre.

Las mujeres solían regresar con su familia y siempre con los objetos que le pertenecen y sigue manteniendo el rango de husfreya (ama de la casa), por encima de la segunda esposa que se busque su ex-marido, por lo tanto para todas las gestiones que este quiera hacer, tendrá que consultarlo con ella.

A la hora de la herencia, tanto hombres como mujeres podían heredar bienes y tierras. Las mujeres podían heredar las tierras de sus hijos e hijas que murieron sin descendencia, puesto que era muy importante mantener las propiedades de la familia.

Por supuesto, en la sociedad vikinga había mujeres solteras, las cuales si no se les necesitaba en su hogar (en el de los padres), se les podía dar un trabajo en una hacienda a cambio de un salario. Con la llegada del cristianismo, las mujeres viudas no tenían nada de libertad, pero en la era vikinga, si no estaban en ‘deuda’ con sus padres, podían llegar a heredar una propiedad para asegurar su economía.

De las tumbas vikingas más ricas que se han encontrado, muchas eran de mujeres y se les tenía mucho respeto e incluso miedo, por el tema de la magia que hablamos antes. A algunas se les permitía asistir a las Thing, las asambleas, aunque lo solían hacer acompañadas de hombres. El hecho de que la mujer no participase tan activamente en las decisiones políticas, es por las razones físicas. No participaban en el Thing, porque las mujeres no tenían derecho a portar armas y se cree que esto se basaba en el tema del honor. Algo muy importante de la sociedad vikinga es que todos y cada uno de los hombres libres, debían portar un arma. Incluso los granjeros cuando estaban en la cosecha.

Creo que todos conocemos la famosa frase del Hávamál, muy utilizada para crear imágenes con vikingos:

“Don’t leave your weapons lying about behind your back in a field; you never know when you may need all of sudden your spear”

Las mujeres, al igual que los esclavos, tenían prohibido el portar armas. ¿Por qué las mujeres no podían? Se cree que esto está hecho por un tema de protección hacia la mujer, es decir, si una mujer vikinga no porta un arma, el hombre no iba a estar tentado de atacarle. El atacar a una mujer en la sociedad vikinga, fuera sin querer o queriendo, estaba muy mal visto, era algo vergonzoso, ya que eran consideradas muy importantes, como bien he dicho anteriormente. Todo se basa en el honor, al igual que un vikingo jamás atacaría a otro vikingo que estuviese desarmado.

Si un hombre llegaba a maltratar a una mujer, este era castigado duramente y se le despojaba de todo su honor. No olvidemos que el coraje, la fuerza o la independencia en la Era vikinga estaban muy bien vistos y recompensados, tanto en hombres, como en mujeres.

Debemos de tener en cuenta que la mujer no podía portar armas, pero todas, sabían utilizar una para poder defender lo suyo y a los suyos, de quien fuera necesario.

Como dije al principio, el cuerpo de las mujeres no era para el placer masculino simplemente y la violación de una mujer libre era de los pocos motivos por los que el Thing podía decretar la pena de muerte.

Sobre el matrimonio el cual entendemos hoy en día, de dos personas enamoradas, nos tenemos que olvidar. La poligamia en algunos casos estaba aceptada, la cual la llevaban a cabo los hombres con esclavas.

Uno de los mitos que existen hoy en día, es el de las mujeres guerreras. Se cree que aproximadamente la mitad de un ejército vikingo estaba compuesto por mujeres y no es así. Los textos y runas nos han demostrado que no era así, pero había mujeres, las cuales acompañaban a los hombres en los viajes de comercio e incluso en los saqueos. También cuidaban a los heridos y preparaban la comida para antes de la batalla. Por lo tanto, existen evidencias de mujeres guerreras, pero no como lo pintan en las películas, ni en muchas historias. Algunas llegaron a ser tan temidas en la batalla, como los hombres. Esta puede ser la razón de que la historia de las mujeres guerreras se haya difamado tanto.

Las llamadas skjaldmö, eran las doncellas escuderas vírgenes que peleaban junto a los guerreros en la mitología. Una de las más famosas y que más os va a sonar por la serie de Vikings, fue Lagertha. A día de hoy no se puede demostrar de forma sólida la existencia de las skjaldmö, puesto que no hay evidencias arqueológicas, pero si se sabe lo que dije anteriormente.

Conclusión.

Con la llegada del cristianismo a Escandinavia, el estatus de la mujer fue de mal en peor, llegando hasta el mismísimo infierno, como dirían ellos. Pasó de ser una mujer fuerte e independiente, a una mujer sumisa y dependiente. Seguramente esta sea la principal razón por la que estos países del norte sean los mayores promotores de movimientos feministas.

¿Es la sociedad vikinga machista? Ya hemos visto que no. ¿Es una sociedad completamente igualitaria? Hemos visto que tampoco, pero sí se acerca bastante a ella. Siempre debemos de tener presente la visión histórica y ponernos en su lugar.

 

Bibliografía

  • SAN JOSÉ BELTRÁN, Laia. Blog The Valkyrie’s Vigil.
  • Blog Ala de Cuervo.
Esta entrada fue publicada en Sociedad vikinga. Guarda el enlace permanente.

4 Respuestas a Las mujeres en la sociedad vikinga

  1. Laura dijo:

    A mí sí me parece machista, hay diferencias de género, “cosas de hombres” y “cosas de mujeres”, las mujeres tenían restringidas una de las más importantes cosas que otorgaban honor: portar un arma. Y si bien no se la consideraba inferior, sí qur se era protector y paternalista con ellas y se les restringían sus libertades. Obviamente me parece menos machista que las sociedades cristianas pero sigue siendo machista, los hombres siguen decidiendo, siguen defendiendo, además que las leyes castiguen la violación y el maltrato no quiere decir que se llevase a cabo la sanción siempre (¿como en España?)

    • Alex B.G. dijo:

      Me da que no estaban para ostias como comparecencias en tele de plasma o evasión de responsabilidades. La justicia era más a lo “juicio express”, aqui te pillo y aqui te juzgo/mato.Por lo que se sabe, si había que impartir justicia, no había excusas.
      Si bien es cierto que no era igualitaria, como bien dice la persona que escribe; ten en cuenta que ya es de resaltar-y más en la época- que decidieran, que pudieran poseer propiedades.
      Solo el hecho de que promovieran el respeto a la mujer por sus roles es más que muchas religiones habidas y hasta diría que por haber. Salvo la Celta y no se si habrá más. Pero cualquier otra religión no ha promovido tanto la “igualdad”, incluso teniendo en cuenta que que la asignado los mismos roles (mantener el hogar, educar,…).

  2. Miguel dijo:

    Es evidente que era una sociedad machista.

    • Alex B.G. dijo:

      Gran aportación. Como opinión, respetable. Pero poco profunda, y si enmarcas a la sociedad vikinga en el marco histórico del momento, bastante poco machista. Pero claro, con tu larga disertación para refrendar tu opniión, a lo mejor me he perdido un poco.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.