El Yule o Júl

2e096f46a631f460d491ea429a306dd4

El Yule o Júl es la celebración del solsticio de invierno, un festival precristiano que duraba doce días, desde el 21 de diciembre hasta el 1 de enero. Esta fiesta está dedicada tanto a la familia, a los amigos, los ausentes y los presentes y a los dioses, al igual que a la fertilidad.

Hay que destacar que el Yule no es una fiesta únicamente de los pueblos nórdicos, otras sociedades paganas, como los celtas, han dedicado celebraciones a estos cambios de estación, ya que todos sus miembros están muy vinculados a la naturaleza, tanto los hombres, como las mujeres.

Yule es la luz y la fertilidad, es el nuevo comienzo de la vida. Esta festividad se dedicaba a la fertilidad, ya que se pedían buenas cosechas y prosperidad para el año que iba a comenzar. No es solo una fiesta para reunirte con tus familiares y amigos, también es una fiesta para reunirte con los dioses, los seres sobrenaturales y los espíritus de tus antepasados, no debemos olvidar esto.

¿Cómo se celebra el Yule?

La celebración de Yule consistía en un gran sacrificio o blót  dedicado a las dísir (conjunto de divinidades femeninas), relacionadas con la fertilidad y las cosechas. Después se celebraba un gran banquete, donde se comían los animales que se habían sacrificado y el juilskinka, el jamón de Navidad.

Como bien sabemos, muchos banquetes nórdicos iban acompañados de cerveza… con este no iba a ser menos. Éstos fabricaban cervezas especiales para distintos acontecimientos y en el Yule bebían la jólaöl.

No solo estaban presentes los banquetes y la cerveza en esta celebración… la hospitalidad, los juegos, los regalos y la buena compañía también estaban muy presentes. Algo muy importante en la sociedad nórdica, es el “dar y recibir”, tanto con los seres de tu comunidad como con los dioses. Si pides algo, tienes que dar algo a cambio.

Yule es una fiesta en la que se reúne la familia para recordar a los familiares y amigos que ya no se encuentran entre nosotros. Hoy en día es algo “obligatorio” para quien puede, el dar regalos en Navidad, pero eso ya se hacía durante esta época. La gente que se hospedaba en casa de sus familiares, lo hacía con la máxima comodidad y cariño, siempre portando regalos, acción que sería respondida con regalos de vuelta.

¿Qué rituales y tradiciones se relacionan con el Yule?

Ritual.

El rito de Yule debe planearse como una fiesta de toda la noche en la que alguien siempre está despierto para cuidar el leño de Yule. Esto significa que hay que asegurarse que haya espacio para todos los invitados que se quedarán.

Si por cualquier razón, el tiempo de ocaso-medianoche-amanecer no es posible, el principal ritual puede llevarse a cabo más temprano por la tarde y los invitados pueden partir entonces y dejar el rito de la salida del sol para quienquiera que ha mantenido la vigilia. Para ser más tradicional, los dueños de la casa deben dejar las camas para los fantasmas que vendrán esta noche y ellos dormir en el suelo.

Para el rito de Yule, se necesita un pan o pastel con forma de jabalí, un cuenco de la bendición y una rama para rociar, el leño de Yule, manzanas que se fijan con un gancho para que puedan colgarse y mucha cerveza u otra bebida.

Una mesa debe prepararse como la mesa de Yule, extendiendo una tela blanca con comida y bebida.

  • En el ocaso.

El Gody debe subir a un lugar delante del Hogar, con la gente reunida en un círculo o medio círculo alrededor de él. La madre y el padre de la casa, deben estar de pie al lado del Gody.

  1. El Gody dice:

Sin los salvajes paseo Odínico sobre la tierra,

Colinas y holts y altares,

Los vientos de tormenta soplan completamente a través de los árboles,

Todos delante, pasean alfs y trolls.

Adentro, se reúnen todos los espíritus en bienestar,

Aquí en el vestíbulo sagrado,

La leal familia y amigos que se hallan en el anillo,

Con alfs y idises todos.

Aunque Sunna se sumerge, nosotros no fallaremos

Para saludar a toda la gente en bondad.

¡Saludos, aquellos que vienen aquí! Saludos, aquellos que se quedan,

¡Saludos, en casas de poderío!

¡Gente de Yule, Jólnir! a la vuelta de año nosotros aclamamos,

¡Gente de Yule, Jólnir! todos ustedes los poderosos,

¡Gente de Yule, Jólnir! yare es el vestíbulo hecho,

¡Gente de Yule, Jólnir! ¡Observen a toda la familia aquí!

III. La Madre de Casa, si hay una, dice:

Ahora deja las velas encendidas durante esta noche,

Su resplandor de destello bendiciendo

A todos los viajeros de lejos y gente de la tierra,

Su calor mostrará el rumbo.

Ella enciende las velas de la Corona. El Padre de Casa dice:

Ahora permitan arder la señal luminosa de Yule esta noche

A través de la muerte y la espesa oscuridad.

A todos los viajeros de lejos y gente de tierra,

Como faro su brillo arde,

Como señal de abundancia su fuego señala con luz,

Como bendición resplandece delante.

Él enciende el fuego del leño de Yule o vela que tengan en su lugar, y de esa llama encienden Las dos velas escogidas como fuegos de Yule.

El Gody dice:

Freyr y Freya, a pesar del viento escarchado,

Brillen sus poderíos a través de nieve.

Ahora permitan al jabalí de Yule ser bendecido esta noche,

Cerdos de oro, el cerdo resplandeciente,

¡Que Freyr y Freya lo hagan!

Alza al jabalí de Yule y lo lleva a la mesa entre las velas que han sido fijadas como los fuegos del Yule.

  1. El Gody dice:

Ahora bendecimos nosotros a los espíritus que todos amamos,

¡Y bendigan el árbol productivo!

Manzanas de terror, manzano poderoso,

Nosotros aclamaremos esta noche sagrada.

Varias mujeres deben repartir manzanas y llevar todos los cuernos o copas de cerveza o sidra. Los invitados cuelgan las manzanas del árbol y lo acarician y agitan. Entonces se bebe a su salud y salpican su bebida encima de él, trenzando su tronco en paja gritando: “¡Váyanse lejos, todos los espíritus de penas!”

Alguien también debe subir a la cima del árbol (o por lo menos a las ramas bastante altas) con un manojo de grano y lo amarra diciendo: “Cuervo y corneja, y jinetes de la noche… ¡Todos que viajan en los rumbos del viento, nosotros les damos este manojo!”

  1. Si la gente ha estado fuera, ellos entran de nuevo al hogar. De otro modo, el Gody puede hablar desde donde está.

Nosotros festejamos en alegría esta noche helada,

Dentro del vestíbulo caluroso.

Ahora vengan todos delante con alegría aquí,

Den sus regalos en toda bondad,

Beban tragos de cerveza profundamente,

Coman dulcemente de las manzanas.

Finalmente la gente da sus regalos de Yule y empieza el festín.

Cada persona debe tener un pequeño barco de corteza de abedul (o papel) en el que ponga un poco de cada cosa que ha comido y lo cuelgue en el árbol diciendo: “Gente de Yule, yo te rindo tu porción de la fiesta.” (Para los espíritus que han venido).

  • En la medianoche.
  1. Todas las luces están apagadas salvo la corona, las velas del fuego de Yule, y el leño de Yule.

El Gody se pone de pie ante el altar, hablando despacio y en una voz muy baja.

Vaivenes bajo el Sol sumergido bajo tierra,

Perdida está la luz de las tierras.

Etins y trolls poseen la noche ahora,

Los lobos aúllan en vientos del invierno.

¡Hail, Skaði! brillante novia de Dios,

Esquiando sobre la nieve,

Más hermosa de todas, escarcha del yermo, nosotros aclamamos

A la doncella de las montañas.

¡Hail, Skaði! brillante novia de Dios,

De quien los hijos forjados para salvar nuestro troth,

Glacial y armada con espada, la hija luminosa del águila,

Mira fijamente hacia nosotros, alegre en esta noche.

¡Hail, Wulþur! sabio, de los valles de Tejo,

Esquiando encima de la nieve,

Brillante esplendor del fuerte dios de batalla

Nosotros te aclamamos, cazador en alto.

¡Hail, Wulþur! sabio, de los valles de Tejo,

Dios escudo, fortaleza de nuestra gente.

El tilo y la cuerda del arco son poderes de batalla para nosotros,

Y nos llevan de la noche más negra.

¡Hail, Wotan! El líder cubierto de las hordas,

Montando el corcel de ocho patas;

Lobos y muertos salvajes, valkirias, caídos en batalla,

Aúllan en su veloz séquito.

¡Hail, Wotan! El líder cubierto de las hordas,

Con lanza que canta a través del viento,

Jinete gris el espíritu líder, siniestro, temible wargo,

¡Jólnir se adueña de la noche de Yule!

  1. El Gody debe alzar al jabalí de Yule y dar una vuelta entre los fuegos de Yule mientras habla. Su voz y los movimientos corporales se ponen repentinamente resplandecientes con alegría.

Pero luminosos Freyr y Freya

Su paseo del jabalí a través de la tierra,

Los Vanes traen alegrías consigo.

Ahora decimos nuestros juramentos, y juramos nuestros troths,

En las cerdas de jabalí bendito,

En cerdo luminoso, firme otra vez.

III. El Gody dice su juramento y empieza con las palabras: “Por las cerdas del jabalí yo juro…”

Un portador del jabalí escogido anteriormente, debe llevar el jabalí de Yule alrededor del dosel del anillo. Cada una de la gente pone sus manos en él y pronuncia un juramento que empieza: “Por las cerdas del jabalí yo juro…”

  1. El Gody dice:

Ahora lleva nuestros juramentos entre las tierras,

Viaja en los caminos lejanos,

A los mundos luminosos, a los reinos brillantes,

A los mundos verdes de los dioses.

  1. El Gody toma un sax sagrado y corta a través de la garganta del jabalí de Yule.

Se debe llevar entonces sobre los fuegos una vez más, tomar un pedazo de él, comerlo, y entregarlo para que todos puedan compartirlo. Alguien debe poner un pedazo en uno de los pequeños barcos que siguen en el árbol sagrado; la gente de la casa no debe olvidar dejar un pedazo para el espíritu de la casa.

  1. La madre de la Casa u otra mujer debe llenar el cuerno de bebida. El Gody lo levanta y dice:

Hail a todos los benditos espíritus,

Hail a todos los fantasmas reunidos aquí.

Alfs e idises, todos los seres que vienen, a bendecir aquellos encerrados en este anillo.

El Gody hace un brindis entonces al Dios o Diosa de su elección y pasa el cuerno al deosil. Cada uno hace un brindis a su Dios o Diosa escogido. El Gody tiene que verter lo que queda en el cuenco de la bendición.

VII. La idis llena el cuerno de nuevo. El Gody dice:

Hail a los antepasados que vienen de nuevo,

Compartan en el festín de sib.

Tus camas están instaladas, tus tablas están fijas,

Compartan nuestro brindis en symbel.

Debe beber y pasarlo al anillo para que todos beban en silencio.. Todos beben en silencio. Cuando el cuerno ha terminado su ronda, el Gody vierte lo que queda en el cuenco de la bendición.

VIII. La idis llena el cuerno de nuevo. El Gody dice:

Hail a todos que se hallan aquí ahora,

¡Hail a los titulares del troth!

Familia del clan de los dioses de todo el poderío,

Verdad, en toda la noche más oscura.

Se debe levantar el cuerno y beber de él. Si hay cualquiera allí que no es creyente de los Dioses y Diosas del Norte, no puede compartir este trago. Cuando el cuerno ha terminado su ronda, el Gody vierte lo que queda en el cuenco de la bendición.

  1. El Gody desmenuza lo que queda del jabalí (o por lo menos un pedazo de él si es muy grande) en el cuenco.

Hay que hacer el signo del Martillo en el cuenco y sumergir la ramita de muérdago en él para salpicar a los ocho vientos, por arriba y abajo. Después cada una de la gente, empezando por sí mismo, les dice: “¡La gente de Yule te bendice en esta noche!”

  1. El Gody vierte el cuenco de la bendición en la raíz del árbol de Yule.

Si el árbol es uno cortado adentro, se debe salpicar el árbol y verter la mayoría de la cerveza y pan sobre la tierra. Se dice:

Así está forjado.

La gente responde:

Así está forjado.

  • En el amanecer.

La doncella Frija debe ir a los aposentos de toda una hora antes del alba, llevando café, sidra ponderada caliente  o cualquier cosa que sea caliente y adecuada, acompañada de panes dulces para el desayuno, vestida de blanco.

Al alba, el Gody lleva a la gente fuera portando leva la vela de Yule o una vela encendida del leño de Yule. Y dice:

Las luces del este, la reina imponente,

Amaneciendo desde las profundidades de la muerte.

Etins y trolls deben seguir lejos,

Los fantasmas van ahora a las tumbas.

Sol, hail a ti! brillando en la hora del alba,

Desde la oscuridad resucitas, toda brillante.

El ardiente leño de Yule produce vida nuevamente,

Su llama encenderá el día,

Sacrificado para el poder del Sol.

Mirando al este, se apaga la vela.

  • En la Duodécima Noche

La Duodécima noche es una noche de festines y fiestas. El espíritu de la casa debe recibir su porción de comida y bebida al ocaso, con palabras como: “Festeja bien esta noche, nuestro amigo; el Nuevo Año amanece mañana, y el trabajo empezará de nuevo”. La corona de Yule debe colgarse donde todos puedan verla: esta es la última noche en que las cintas con deseos pueden tejerse en ella.

Un symbel debe llevarse a cabo a medianoche en la que la gente hable de los hechos del último año y las maneras en las que los Dioses, Diosas y fantasmas se le han mostrado, y hacer juramentos para el año que va a empezar.

Cuando la madrugada empieza a iluminar el cielo primero, la gente debe hacer sonar campanillas y golpear (ligeramente) en los armarios y camas con ramitas, gritando: “¡Yule ha terminado; nosotros lo conducimos fuera! ¡Fuera enanos y trolls; en bien y felicidad!”.

Todo el verdor de Yule en la casa debe tirarse. La corona de Yule debe quemarse a la salida del sol, afuera si posible y el Gody, estando de pie y enfrentando al este, con un cuerno llenado de la última cerveza de Yule, debe alzar el cuerno y decir:

Duerman ahora, ustedes gente que han viajado a través de casas,

Las noches de oscuridad han completado su ciclo.

Con bendiciones vinisteis, benditos, váyanse otra vez,

Los espíritus de los altares, todos a casa,

Los espíritus de las piedras, todos a sus lugares,

Los espíritus de la madera, todos a lo silvestre.

Se debe beber y pasar el cuerno al deosil. Cada uno bebe y susurra un adiós a Yule y los espíritus de Yule. El Gody vierte lo que queda en el cuenco de la bendición y lo levanta alto en un momento de silencio, entonces vierte el contenido sobre la tierra y dice:

Lista está la corona, la llama de Yule

Envíala al lugar de dioses.

Arde, rueda, luminosa como el alba,

¡Prodúcenos un buen año!

Se enciende la vela de Yule o un pedazo del leño de Yule y se usa para encender la corona que debe estar ahora seca y bastante inflamable. Si le cuesta arder, una ofrenda de alcohol de alto grado puede salpicarse encima de él para ayudar. Todos animamos, soplando cuernos, y haciendo ruidos fuertes hasta que esté totalmente quemada. Yule ha terminado.

Tradiciones.

  • El Yule Log.

El Yule Log es la tradición de encender el leño de Yule, un enorme tronco del año anterior, que debía arder toda la noche, representando la “quema de malos recuerdos”. Espantaba a los espíritus negativos, alumbraba la velada de reunión y las cenizas se esparcían por los campos bajo la creencia de que así se harían fértiles y darían buenas cosechas para el año siguiente.

Esta tradición es de procedencia pagana, por lo tanto se puede encontrar en muchas culturas europeas.

  • El Yule Goat o la cabra de Yule.

La cabra de Yule es uno de los símbolos de la Navidad más importantes, el cual hoy en día consiste en decorar las casas y jardines con monigotes de cabras hechas de paja trenzada, pero que remonta sus orígenes a época pagana, mucho anterior a los nórdicos.

El macho cabrío solía ser el animal que llevaba las ofrendas para cada sacrificio y que en muchas ocasiones se sustituía por dos hombres vestidos con las pieles del animal y una cornamenta.

En sus orígenes, esta tradición debió estar ligada al dios Thor, al cual todos relacionan con la guerra, pero que también era el dios protector de los hombres, con influencia en el clima, las cosechas, la protección o la justicia. Thor viajaba en un carro tirado por dos machos cabríos mágicos llamados Tanngrisnir y Tanngjóstr que tenían la peculiaridad de que Thor podía cocinarlos para alimentarse y luego revivirlos cubriendo los huesos con la piel y utilizando el poder de su martillo. En el siglo XIX la cabra se convirtió en la portadora de los regalos en Escandinavia – probablemente como reminiscencia de aquella cabra que habría portado las ofrendas – y con el tiempo acabó derivando en las figuras de San Nicolás, Papá Noel o Santa Claus, que en los países nórdicos se llama Jultomten, Julenisse o Joulupukki.

  • El Yule Boar o el jamón de Navidad.

El jamón de Navidad era una tradición ancestral, en la que se ofrece un blót (un sacrificio) a Frey, el dios de la cosecha y la fertilidad, para luego celebrar un gran banquete. Ello ha llegado hasta el día de hoy como el típico jamón de Navidad. Un dato curioso es cómo la Iglesia lo adaptó y lo convirtió en una prueba de auténtica conversión y fe para los judíos.

  • El Yule Singing o wassailing/wasselling

El Yule consistía en recorrer el pueblo brindando y cantando con el wassailing bowl, un recipiente de madera con el que se brindaba con las personas, e incluso con los árboles y los elementos de la naturaleza en esa celebración que pedía por la fertilidad y un próspero año nuevo. Con el tiempo se convirtió en la práctica de ir cantando canciones típicas puerta por puerta, los Villancicos.

  • El árbol de Yule

El árbol de Yule era un árbol perenne, el cual se colocaba en la casa y que representaba el Yggdrasil, el árbol de la vida, el cual adornaban y decoraban.

¿Cómo se pasó de lo pagano a lo cristiano o de Yule a la conocida Navidad?

Como bien sabemos, los pueblos paganos fueron muchos, no sólo los nórdicos, y antes de la llegada del cristianismo existieron otros grandes pueblos paganos como los celtas, los íberos, los griegos o los romanos.

Cuando el cristianismo comenzó a imponerse y extenderse la Iglesia se dio cuenta rápidamente de una cosa, se pueden cambiar ideas, se pueden imponer ideas, pero no se puede cambiar la tradición y no se puede cambiar el ciclo de la vida de las personas. Estos pueblos paganos no sólo celebraban banquetes y libaciones en honor a sus dioses, sino que sus dioses eran la propia tierra, la propia naturaleza y su adoración estaba ligada a ellos y a sí mismos. Celebraban el inicio de las cosechas y su fin, celebraban los solsticios, los cambios de estación, celebraban la vida y celebraban la muerte. ¿Cómo podía la Iglesia cambiar eso e imponer unas nuevas ideas, cultos y celebraciones que no tenían nada que ver con lo que estos hombres y mujeres conocían y sentían? En un alarde de absoluta agudeza la Iglesia comprendió que no podría cambiar las prácticas paganas; aunque se hubiesen convertido, iban a seguir siendo paganos, por ello optó por adaptar y transformar las celebraciones y festividades paganas en festividades y celebraciones cristianas.

Así, el solsticio de invierno se convirtió en la Navidad, el solsticio de verano se convirtió en San Juan, Samhain (el equinoccio de otoño) se convirtió en Todos los Santos y el equinoccio de primavera en la Pascua, por poner ejemplos.

Uno de estos pueblos paganos era el propio Imperio Romano, donde también se celebraba el solsticio de invierno con un significado muy similar al de los germanos, “cuando el sol vence a las tinieblas y los días empiezan a alargarse”.  Sin embargo, en el año 313 en emperador Constantino I decretaba la libertad de culto en el Imperio y el cristianismo dejaba de perseguirse a través del Edicto de Milán y en el año 380 el emperador Teodosio I promulgaba el Edicto de Tesalónica, por el cual el catolicismo se convertía en la religión única y oficial del Imperio.

Como era de esperar, el pueblo romano no se cristianizó de golpe y siguió celebrando sus festividades ancestrales, por lo que a la Iglesia no le quedó otro remedio que llevar a cabo esa estrategia de absorción de la que hablábamos, transformando las costumbres paganas dándoles un nuevo sentido cristiano. Si lo que celebraban los romanos era que el sol que vencía a las tinieblas, la Iglesia le dio un nuevo significado; El nacimiento de Jesucristo era ese sol que vencía a las tinieblas.

Y así se adaptaron todas aquellas festividades paganas de muchas sociedades relacionadas con el solsticio de invierno en la Navidad cristiana.

Bibliografía

  • SAN JOSÉ BELTRÁN, Laia. Blog The Valkyrie’s Vigil.
  • BOYER, Régis. La vida cotidiana de los vikingos.
  • Blog Ala de Cuervo.
  • Blog Luna Celta.
  • Autor desconocido. Wicca Celta. Iniciando el Camino.
  • CUNNINGHAM, Scott. Wicca: Una guía para la práctica individual. Editorial, Arkano Books.
  • FARRAR, Janet. La Biblia de las Brujas. Los ocho sabbats de las brujas.
  • FARRAR, Stewart. La Biblia de las BrujasLos ocho sabbats de las brujas.

 

Esta entrada fue publicada en Festividades. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.