Descubren un pequeño tesoro vikingo en Gales

Hace aproximadamente unos 100 años, alguien enterró un pequeño tesoro en uno de los campos de Gales y por suerte o por desgracia nunca pudo recuperarlo. No se supo nunca más de esta persona, ni siquiera si era hombre o mujer o su edad, nada en absoluto. Lo que sí se sabe es que ese pequeño tesoro que tanto recelo puso en guardar, ha sido descubierto.

Otras hipótesis afirman que podría tratarse de un pequeño ajuar funerario, aunque, como hemos dicho, no se puede saber absolutamente nada más sobre este tesoro que ha sido descubierto recientemente en Llandwrog, en Gwynedd, pleno reino galés e independiente en el momento en el que fue enterrado el tesoro.

Fue descubierto por el buscador de tesoros Walter Hanks, quien se encontraba con su detector de metales en Llandwog durante el pasado mes de marzo, cuando el sistema le advirtió de la presencia de algo extraño, pero no, se trataba de un botín que contaba con monedas, fragmentos de monedas y varios lingotes que se remontan al reinado de Cnut el Grande (*), también conocido como Canuto.

(*) Knud den Store, Cnut el Grande o Canuto, Acompañó a su padre en la conquista de Inglaterra y fue proclamado rey de Inglaterra por las tropas danesas. Tras la muerte de su hermano, el rey Harald II de Dinamarca, este le sucede en el trono.

Entre las monedas se pudieron descubrir diferentes fragmentos de tres o cuatro peniques con la efigie de Canuto, donde todos ellos, casi con total seguridad, habrían sido acuñados en Chester.

Tal como declaró Marc Redknap, perteneciente al Departamento de Historia y Arqueología de la Universidad de Gales, su equipo de especialistas ya ha comenzado a investigar sobre este hallazgo y buscar información acerca de cómo podía ser la economía en el siglo X en aquella zona de Gales.

Entre el tesoro se pueden ver también 14 peniques de plata, posiblemente acuñados en Dublín bajo el reinado de Sihtric Anlafssn. Estas monedas son muy raras y según los investigadores es muy poco común encontrárselas en Gran Bretaña. Se han datado ocho de ellas en el año 995 y las otras se estima que serán del año 1018 aproximadamente.

El hallazgo fue confirmado como un tesoro por Dewi Pritchard-Jones, Juez de Instrucción de Gales. De momento ya se ha interesado el Museo Nacional de Gales y aunque no ha tasado el valor económico de este hallazgo afirma que podría ser valioso. De momento todo se encuentra en el Museo Británico para ser custodiado.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.